¿Tú por qué amamantas?

Yo no doy de mamar porque lo recomiende la OMS, ni porque sea lo mejor para mí, ni para prevenir la osteoporosis, ni en su momento porque quisiera evitar la depresión post-parto, ni para que mi bebé esté más san@ que otr@s o prevenga ciertas enfermedades en el futuro.

 Yo no doy de mamar para oponerme a las hermanas que dan biberón, ni para ganarle ninguna batalla a la leche de fórmula, ni porque sea una moda o no esté de moda y me guste ir a la contra.

Yo doy de mamar porque desde que te concebí Zambra estoy enamorada de ti, porque 16 meses después de tú nacimiento sigo sin encontrar otra manera más hermosa de decirte que te quiero, que estoy aquí para ti cada vez que me necesites.

 Yo doy de mamar porque me da la gana, porque me sale de la teta, porque me parece una simbiosis increíble la que hemos logrado, porque jamás me sentí más productiva, ni más nutritiva, ni más receptiva, ni más recíproca, ni más tuya, ni más mía.

 Yo doy de mamar porque me hace feliz, porque te hace feliz, porque me permite bailar contigo en la quietud del atardecer, en la penumbra de la primera hora del día, bajo la rabiosa energía de la luz del sol o en el cobijo de la Sombra (la real y la propia).

 Yo doy de mamar porque la naturaleza está ahí, porque no necesito controlar nada, porque me permite reencontrarme con generaciones de mujeres dentro y fuera de mi familia, porque estoy re-naciendo y es tan hermoso.

 Yo doy de mamar porque es algo vital, mágico, irrepetible, porque no ha sido un camino fácil pero ha valido la pena, porque hemos aprendido mucho juntas: yo de ti y tú de mí.

Yo doy de mamar porque soy tenaz, testaruda, cabezota, perseverante, capaz, porque soy lúbrica e intuitiva, porque con mi leche te trasmito la energía femenina que va de madres a hijas de generación en generación: el río de la vida.

Yo doy de mamar porque existen las jeringas y los sacaleches y los cirujanos expertos en frenillos submucosos y los antibióticos y los probióticos y las IBCLCs y la fuerza del grupo… y una voz amiga detrás de un teléfono, gràcies maca.

Yo doy de mamar porque hay un hombre que completa el triángulo, un gran padre que no tiene celos, un compañero de vida que apoyó mi decisión cuando fue cuestionada, que ha comprendido, que ha otorgado, que ha sido mi hombro en los momentos bajos, mi Dj, mi “amo de casa”, mi cocinero, mi enamorado, nuestro proveedor de Futuro.

Yo doy de mamar porque existe el Jazz, el Blues, porque mis senos han fluido durante horas escuchando la aguja arañar el vinilo, porque Ladies Sings the Blues, porque amo la noche y dormirte cada día al pecho es un gustazo y no una rutina.

Yo doy de mamar porque mis tetas son hermosas, increíbles, invencibles, porque no tienen vergüenza alguna de amamantarte libremente cuando lo necesites, estén donde estén.

Yo doy de mamar porque cada vez que me buscas en el lecho me siento tan loba, tan fuerte, tan mujer, tan madre, tan libre, tan yo…

Gracias por existir hija mía, por lucharte el inicio de esta lactancia junto a mí, por disfrutarla, por seguir haciendo posible tanta felicidad, te amo, estoy aquí, estás aquí… ahí fuera, el mundo a nuestro alrededor, gira, gira.

Myriam Moya

Anuncios

  1. Paloma

    Precioso.
    Maravilloso.
    Indescriptible, lo bello que puede ser la lactancia y esta forma de escribirlo.
    Arturo y yo teteando durante 10 meses.
    Hasta que él quiera.

  2. maria jose escudero

    Yo también. Cuando las mamas me preguntan sobre lactancia materna en la consulta les hablo de la OMS y de sus recomendaciones, de algo objetivo desde la ciencia, en realidad continúo contando mi experiencia después, hablo de mi placer en realidad, de mi compromiso con ellos, de lo que bien que siento en esta simbiosis de a ratos. Salud para todas y todos.

  3. Lactar es adictivo. Por lo menos para mí. Suena oscuro, así dicho… pero trabajando 8 horas al día, las cuales no puedo ver a mi pequeño, darle el pecho se convierte en el reencuentro deseado para ambos cada día. Gracias a ese momento, puedo recuperar algo del tiempo perdido. No entiendo cómo hay madres que no quieren amamantar por decisión propia. Una duda… Cómo es posible que la teta de una madre deje de dar leche, cuando ésta empieza a trabajar. Vale que en el trabajo no puede amamantar, pero aunque no se saque leche en esos horarios, si sigue amamantando cuando vuelve a casa, la teta se acopla a la nueva situación ¿no? Me gustaría saber como es eso que sicen muchas madres de… “me quedé sin leche por trabajar, o por el estress” y tuve que darle biberón. No sé, una se puede quedar sin leche, por una enfermedad, por antibióticos, pero aún en esos casos, se puede relactar. Pero no termino de entender esas afirmaciones que oigo tan a menudo.
    No soy experta en lactancia, ni mucho menos, pero yo creo que lo único que hace quedarse sin leche a una teta es dejar de dar de mamar, dando otro alimento al bebé. ¿Es así o me equivoco?

  4. claurus

    La frase “me quedé sin leche por trabajar” no es algo que la madre haya comprobado por si misma y lo cuente.
    Es la consecuencia de muchas voces que repiten una y otra vez, desde el embarazo y durante los primeros meses, que esa madre no podrá compaginar trabajo y lactancia, que tendrá que darle un biberon para poder dormir e ir al trabajo en condiciones y que la lactancia se acaba cuando la madre se incorpora.
    Las madres necesitan apoyo e información fiable y adecuada, por eso los grupos de apoyo son tan necesarios en determinadas situaciones.
    No es una decisión propia, es una decisión que está ahí, subliminal, subyace en algunas preguntas del pediatra o la familia: Y cuando te incorpores a trabajar ¿Qué vas a hacer?…

    • Paloma

      Más que grupo de apoyo, en este caso hace falta tener mínimo mínimo un año de maternidad. Qué menos que eso, que lo que un bebé necesita al menos durante los primeros 12 meses es a su madre, o cualquier otra persona maternante, a su lado.
      Se supone que 6 meses de LME, pero ¿cómo?, si el actual permiso de maternidad con 16 semanas, es decir, no llega ni a los 4 meses. Y señores, eso de sacarse la leche es una pesadilla, y el bebé prefiere el envase original, y la madre no sólo le quiere dar el mejor alimento, sino todo lo que conlleva consigo el darle teta.
      En fin, el otro día una amiga rusa me comentaba que en su país es un año y medio de maternidad. En otros países más avanzados que España son hasta 2 y 3 años.
      ¿Cuándo cambiará esta limosna maternal que tenemos las mujeres españolas?
      ¿Cómo se puede cambiar?

  5. ¡¡¡Que bonito!!! Coincido 100%, dar de mamar es una gozada, es un momento de intimidad muy especial con el peque, encima sabes que le das lo mejor… Vamos, lo tiene todo…




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: