¿Cuál es el mejor andador para un bebé?… El que no se usa!

Este artículo extraido de la pagina web en familia de la AEP ( Asociación Española de Pediatría), en el cuál se dan argumentos de peso sobre lo peligroso y desanconsejado que es el uso de los andadores. No porque algo sea lo habitual tiene que ser lo correcto….

 

Probablemente esta sea una afirmación demasiado rotunda para ser emitida por un grupo profesional de pediatras, pero esa es la intención: conseguir impactar para que de una vez por todas este instrumento deje de utilizarse.

¿Por qué este empeño?

Porque cuadriplican el riesgo de caída por una escalera, duplican el riesgo de fractura por caída por una escalera y además adelantan la edad de caída por una escalera de los doce a los ocho meses. También aumentan el riesgo de quemaduras y de intoxicaciones.

¿Tiene algún efecto beneficioso sobre el aprendizaje de la marcha?

 La respuesta es no, ninguno, más bien al contrario. El lactante para iniciar la marcha antes inicia el gateo, aprende a incorporarse con apoyo, se mira sus pies al iniciar sus primeros pasos, alcanza y manipula objetos a su alcance para experimentar, desarrollar sus cualidades táctiles, olfativas, visuales,… Un niño en un andador no puede hacer nada de esto: no ve sus pies, no alcanza los objetos del suelo,… el andador es un objeto que le priva de todas esas experiencias. Los niños que usan andador inician la marcha autónoma más tarde, pero este retraso se compensa o se iguala a los 15 meses.

En todos los países de nuestro entorno cultural, las sociedades profesionales desaconsejan el uso del andador, hasta tal punto que está prohibida su publicidad y comercialización en Canadá, y es un apartado que la Unión Europea incluye a la hora de evaluar la seguridad infantil en los países miembros, aunque ninguno ha dado el paso de prohibir este objeto de consumo.

Si el andador aumenta la probabilidad de los accidentes en lactantes, y además no favorecen su desarrollo psicomotor, no hay ningún argumento válido para seguir usándolos.

Una alternativa son los centros de actividades estáticos para lactantes, sin ruedas, de base amplia, donde los niños pueden entretenerse un período corto de tiempo.

Si a pesar de todo se decide utilizar un andador, recomendamos que éste sea suficientemente ancho para que no pueda atravesar las puertas, y que disponga de sistemas de bloqueo para evitar la caída por las escaleras.

Anuncios

  1. empar

    Yo seguí los consejos de la ponente que dió una conferencia sobre psicomotricidad para Lactando el diciembre del 2010, dejé que mi hijo andadara cuando quisisera sin ningún tipò de ayuda, ni siquiera cogerlo de la manita, totalment solo y siendo la bruja mala para el resto de los familiares: resultado: el niño no se cayó nunca mientras racticaba y andó a los 10 meses recien cumplidos. Sería bueno volver a hacer la conferencia para demás mamás.




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: