Archive for the ‘Lactancia y trabajo’ Category

Un reciente estudio, publicado en Julio de 2011 en la revista Pediatrics, para el cual un grupo de científicos recopiló y realizó un meta análisis de 18 estudios internacionales y heterogéneos anteriores en los cuales se habían medido los índices de amamantamiento, concluyó que la lactancia materna, cualquiera que fuera su duración, protege contra el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL).

El efecto protector de la lactancia es más fuerte en lactancias exclusivas, es decir, cuando no existe suplementación con fórmulas lácteas. El estudio sugiere también que es el hecho de amamantar, en sí, el que protege del SMSL, y que no es meramente un marcador de otros factores protectores tal como la ausencia de exposición a humo de cigarrillo secundario u otros factores sociodemográficos. Por ende, los investigadores recomiendan que las madres amamanten a sus hijos como forma potencial de reducir el riesgo de SMSL.

Idealmente, según este estudio, la lactancia debería ser exclusiva durante al menos 4 a 6 meses (recordemos que las recomendaciones a nivel mundial – de la OMS, UNICEF, AAP, AEP es de que la lactancia materna sea exclusiva hasta que el niño tenga 6 meses cumplidos) y debe continuar hasta al menos el primer año de vida del niño (nuevamente, recordemos que el consejo de las autoridades sanitarias es al menos hasta los dos años y de allí en adelante lo que la madre y el bebé quieran). Las excepciones, según estos investigadores, son las madres que abusan de drogas ilícitas – en este caso yo les recomendaría contactar con Lactancia Solidaria y buscar una madre donante que pueda ofrecer leche humana al pequeño.

Algunos promotores de la lactancia materna han expresado su preocupación por la promoción de otros factores que según estudios epidemiológicos han demostrado proteger contra el SMSL, tales como el uso de chupetes y el hecho de compartir el lecho sin dormir en la misma cama, lo cual es inconsistente con la promoción de la lactancia materna. Aunque algunos estudios observacionales han revelado una asociación entre el uso de chupetes y la disminución de la duración del amamantamiento, esta asociación no fue consistente en otros estudios clínicos ni revisiones. La Academia Americana de Pediatría establece en sus políticas sobre lactancia, uso de la leche humana y SMSL que puede usarse un chupete una vez que esté bien establecida la relación de lactancia materna. De todas maneras, a la hora de decidir si darle o no un niño un chupete, creándole un nuevo hábito, cabe recordar que el pecho funciona por oferta y demanda y que el tiempo que el niño pasa con el chupete en la boca, es un tiempo en el que el pecho no está recibiendo el estímulo para producir leche. El colecho, ya sea en la misma cama o no, es promovido a menudo como una manera de aumentar las tasas de lactancia, sin embargo, aunque el colecho esté asociado con la duración de la lactancia materna, aún no está bien establecido si es la práctica del colecho en sí, la que aumenta las tasas de amamantamiento, o si son aqueñlos padres que eligen amamantar, los mismos que deciden colechar también.

La asociación entre dar el pecho y la reducción del riesgo de SMSL es considerable y se demostró a lo largo de los 18 estudios analizados, siendo los sujetos de diferentes países y poblaciones heterogéneas. La explicación biológica de estos hallazgos es que los niños amamantados despiertan más fácilmente del sueño activo que los niños alimentados con fórmulas lácteas a los 2 o 3 meses de edad, siendo el mayor pico de ocurrencia de SMSL entre los 2 y 4 meses de edad. 

La lactancia materna confiere también beneficios inmunológicos por encima de los niños alimentados con leche artificial al proveer inmunoglobulinas y citocinas que pueden proteger a los niños durante el período en el que son vulnerables de sufrir del SMSL, justamente mientras su producción de inmunoglobulina G es baja y la que adquirieron de su madre va disminuyendo.

Varios niños que han muerto de SMSL mostraban evidencias de una infección leve, días antes de su fallecimiento, que por sí sola no hubiera sido causa de muerte. Estas infecciones podrían inducir citocinas proinflamatorias que pudieran causar disfunciones respiratorias o cardíacas, fiebre, shock, hipoglicemia y déficits en despertares nocturnos. 

Aunque la posibilidad de causalidad reversa, es decir, que algunos niños tengan dificultades para amamantar causadas por condiciones de salud subyacentes que de por sí los podrían volver más suscepibles al SMSL, no puede ser completamente descartada, la mayoría de muertes por SMSL ocurren en niños anteriormente sanos; por lo cual, esta causalidad reversa sería responsable – en caso tal – de pocas de esas muertes.

El estudio concluye diciendo que dar el pecho tiene muchos beneficios y que la lactancia debería recomendarse para todos los recién nacidos a fin de mejorar el bienestar materno-infantil. El mejor momento para iniciar el diálogo con las madres acerca de sus intenciones de amamantar es durante la etapa prenatal y el hecho de que la lactancia materna disminuye el riesgo de padecer del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante debería explicarse en folletos y otros materiales divulgativos que se entregan tradicionalmente a las futuras madres durante su embarazo.

Recomiendan también que haya consenso entre todos los profesionales de la salud y que los mismos deberían hablar al unísono cuando se refieran a la importancia de la lactancia materna, que tras este estudio añade entre sus beneficios para el bienestar tanto de la madre como de la salud, la reducción del riesgo de sufrir del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.

Leer más: http://www.amormaternal.com/2012/02/lactancia-materna-reduce-muerte.html#ixzz1mkY4AlUv

Anuncios

El texto de la campaña que lactando ha desarrollado para informar sobre la conciliación de lactancia, maternidad y trabajo, está dirigido a mujeres y a empresarios y empresarias.

En él se informa a los responsables de negocios y de rescursos humanos de las ventajas de facilitar la lactancia materna entre sus empleadas y se le recomiendan algunas buenas prácticas.

Para quienes no hayan leído el folleto todavía aquí van algunas de las cosas que les decimos a los empresarios.

EMPRESARIO

La lactancia materna está protegida por la ley. Las mujeres que alimentan a sus hijos con leche materna necesitan apoyo y colaboración en el trabajo. Además de cumplir la normativa vigente en protección de la lactancia ¿Conoces las ventajas que tiene para tu empresa?

 

Los beneficios del apoyo a la trabajadora en periodo de lactancia son variados. Influyen en la tasa de absentismo relacionada con el cuidado de familiares enfermos: durante el primer año de vida, los niños amantados con leche materna se ponen enfermos un 50% menos que los que reciben leche artificial. Por otro, aceleran y aumentan la vuelta al trabajo de las trabajadoras disminuyendo los costes ligados a las nuevas contrataciones y a la formación del personal nuevo, además de permitir una reincorporación más temprana  de la madre lactante e incluso una retención del personal cualificado y de mejoraría en el clima laboral y la satisfacción de los trabajadores.

Una empresa responsable socialmente y comprometida con la seguridad y salud de sus trabajadores no debe olvidar el apoyo a los mismos, para un continuo desarrollo de sus competencias y carrera profesional en un entorno que promueva la igualdad de oportunidades y la conciliación de la vida familiar con la laboral, siendo el periodo de lactancia un periodo crítico para todos estos temas.

El empresario puede establecer una serie de medidas de apoyo para evitar que la trabajadora abandone la lactancia natural de su bebé al incorporarse al trabajo.

  • Asegurarse de que se cumple la normativa vigente en lo relativo a protección de la lactancia.
  • Elaborar y aplicar estrategias en la empresa que permitan a la trabajadora  en periodo de lactancia tener acceso a permisos por maternidad más largos u horarios más flexibles
  • Permitir la realización de las pausas necesarias para amamantar a sus hijos o para la extracción de leche.
  • Poner a disposición de la trabajadora un lugar adecuado para la extracción y almacenamiento de leche materna
  • Flexibilizar el horario de entrada y de salida
  • Permitir la realización de pausas de duración y frecuencia adecuadas para dar de mamar o proceder a la extracción de leche
  • Posibilitar el trabajo desde casa de forma parcial o total.

 

En la web http://www.lactanciaytrabajo.org, podrás encontrar más información.

Los materiales informativos de la campaña de Lactancia y Trabajo que la asociación ha desarrollado con la colaboración de la Dirección General de Trabajo puedes descargárlos AQUÍ

Consiste en un folleto orientado a madres y a empresarios que tienen contratadas a madres o embarazadas.

En el folleto explicamos los derechos que tiene la mujer embarazada o en periodo de crianza de hijos pequeños. Y las ventajas que tiene el empresario por ayudar o facilitar la lactancia y la conciliación.

A continuación una pequeña muestra de los contenidos dirigidos a las familias :

MUJER

 

La  maternidad y la lactancia materna están protegidas por la ley. En ocasiones las mujeres en periodo de lactancia materna y con hijos pequeños no hacemos uso de nuestros derechos por falta de información.

Si estás embarazada o tienes un hijo alimentado con leche materna, te interesa leer esta guía.

 

  • El permiso por maternidad es de 16 semanas, incrementándose en dos semanas más por hijo en caso de parto múltiple.
  • La trabajadora, por lactancia de un hijo o hija menor de 9 meses, tendrá derecho a una hora de ausencia de trabajo que podrá dividir en dos fracciones de media hora al inicio o finalización de la jornada.
  • El permiso de lactancia también se puede disfrutar de forma acumulada en jornadas completas en los términos previstos en la negociación colectiva o en el acuerdo que se llegue con el empresario.
  • El permiso de lactancia se incrementa proporcionalmente en el caso de parto múltiple.
  • Si la trabajadora no disfruta el periodo de vacaciones dentro del año natural correspondiente por encontrarse en una situación de incapacidad temporal  o de  suspensión del contrato de trabajo por maternidad o paternidad, tendrá derecho a disfrutarlo en periodos distintos, aunque haya terminado el año natural que corresponda.
  • Los trabajadores pueden solicitar una reducción de jornada con reducción proporcional de sueldo para el cuidado de menores de ocho años de edad.
  • La trabajadora con al menos un año de antigüedad en la empresa puede pedir una excedencia voluntaria por un plazo mínimo de cuatro meses y máximo de cinco años.
  • En cualquiera de los dos casos se tendrá derecho a reservar el puesto de trabajo durante el primer año, considerándose los dos primeros años como tiempo cotizado a efectos de seguridad social en el caso de excedencia por razones de cuidado de hijos.
  • Si las condiciones de trabajo pueden influir negativamente en la salud de la madre y/o el hijo y así se acredita, la solicita podrá solicitar un cambio de puesto de trabajo o una suspensión del contrato por riesgo durante el embarazo o la lactancia natural, retribuido.

Lactando está desarrollando una campaña informativa sobre la lactancia materna y la incorporación al trabajo, en colaboración con la Consejería de Trabajo. A lo largo del mes de diciembre se emitirás cuñas de radio en emisoras de la Región de Murcia y se repartirán carteles y folletos en los centros de salud.

La campaña agrupa varias acciones de comunicación agrupadas bajo el lema: Lactancia y trabajo se llevan bien.